lunes, 21 de enero de 2013

El Zale


Querido Lucilio:


A pocos arquitectos ha concedido la suerte como a Jose Plecnik caracterizar tanto a una ciudad. En su caso Lijblijana. Un día de sol aprovechamos para ir al cementerio del Zale (aquí |yale|, luto, dolor), el cementerio que él diseñó para su ciudad. Conforme me acercaba al portal de columnas me impresioné y se encogía mi espíritu. Sólo se oía el crujir de las pisadas sobre la gravilla. Levanté la vista hacia la estatua. Al cruzar el arco, intuyendo las columnas a derecha e izquierda, la vista alzada encontró el cielo. Fue un momento solo, de vértigo, un salto breve.

Luego se abría el delicioso prado del camposanto. Paseamos en silencio entre los enterramientos, por los caminos, rodeados de un mar de hierba intensa, entre laureles y cipreses, hasta llegar a la tumba de Plecnik. La fragancia del campo calmaba los espíritus. Yo pensaba que allí sentiría dolor al ver el fin de aquel hombre al que tanto admiraban por su arquitectura. Pero no.

No sé, Lucilioo, cómo expresarme, pero yo creo que cuando salimos del recinto todos éramos un poco distintos, como si empezásemos algo. ¿Será posible que esto fuera lo que quiso Joze Plecnik, con su columnata del Zale? ¿Era este su legado?

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.