lunes, 17 de agosto de 2015

Bodegas de Mora


Querido Lucilio:

Visité recientemente las Bodegas de Mora, las que tiene Osborne en la Calle Los Moros de El Puerto. Esa calle es el camino al río desde la Plaza de Toros y yo lo siento como un espacio de transición, aunque sólo sea por la gente que baja con prisa, entre las oscuridades de la primera mañana, hacia los barcos que cruzan la bahía. No sé por qué algunos sitios me generan un gran desconsuelo, una soledad, un presagio indefinible.

Y quizás daba vueltas a todas estas ideas al entrar la otra tarde en la Bodega, porque pasar al interior fue como caer de golpe en otro mundo. Era el albor aquel, el lento pasar de los sabores, el olor de las uvas que a través del tiempo te acarician.Y esto me consoló. También existen estos momentos muchas veces: el recuerdo de mi padre que me levantaba en peso con un solo brazo, el entrar en templos luminosos, la visita de obras de arte.

Sí, las obras de arte. Relacioné lo que me sucedió en la Bodega con el cuadro que Inés Tejada Verano, una magnífica amiga de Paulina, nos ha regalado. Me sentí igual que en la bodaga cuando la pintora lo puso en mis manos y lo vi por primera vez. Después de tantos años he aprendido la soledad que en toda vida hay y cómo cada espíritu consigue bregar con ella. A mí la mirada de los niños me hablaba de eso. Fue la misma rara emoción de la bodega: que las cosas te acarician y te acompañan en el camino mientras, abrigado y somnoliento, como un mecano, andas hacia el barco que no espera.

3 comentarios:

Aquilino Duque dijo...

Precioso cuadro. Enhorabuena. Lo dice un enamorado de los Puertos y la Isla. A, D,

Eduardo del Pino González dijo...

Me dice mi maestro que le dé las gracias. Lucilio.

Fernando de Tovar Pantin dijo...

Bello cuadro!. Cuando viajo de mi pais a España, solo cuando piso tierras de El.Puertp de Santa Maria, suelo decir: Ahora SI llegué a España.

Se ha producido un error en este gadget.