domingo, 2 de junio de 2013

Donde menos se espera salta la liebre


Querido Lucilio:

Espero que sigas con salud. Yo también la tengo, y acabo casi de regresar del viaje. A Roma le favorece mucho ese tiempo intermedio en el que el sol brilla y se esconde, en el que la lluvia amenaza sin más que acariciar, en el que altenan el aire cálido y el frescor.

Sobre las bibliotecas que tú conoces te hablaré poco. Los datos que me pediste te los envío aparte por el correo oficial. Esperarás que te cuente mis últimos descubrimientos por la Urbe, o cómo he encontrado de nuevo los antiguos edificios monumentales.

No. No te contaré nada de esto. Roma da siempre un punto de inspiración, pero muchas veces donde menos se espera. Pude pasear una tarde con mis nuevos amigos. En el edificio central de la Universidad de La Sapienza hay un "Museo Laboratorio di Arte Contemporanea". Tenían una exposición temporal de Donatella Landi y Cesare Viel llamada Tales and Things. Entramos casi por compromiso y, al principio, no hicimos mucho caso de lo que vimos. Es más, hicimos las típicas bromas sobre la utilidad de los objetos artísticos que veíamos: "por esa escalera debías tú subir".

La excepción vino en una de las instalaciones. Se trata de un banquete de cuero sin respaldo con unas bebidas al lado en el suelo, y dos vasos. Delante del banquete hay un ajedrez y las piezas dispuestas para empezar partida. Frente al banquete el retrato de una mujer. El retrato y el ajedrez sobre el extremo de una cama perfectamente hecha. Junto a la cama una lámpara de mesilla para dar un tono íntimo al conjunto (difícil de mantener donde habían sido instaladas todas las piezas entre potente iluminación).

La verdad es que el chiste fácil era invitar a alguno a sentarse en el banquete. Pero nadie lo hizo. Creo que la instalación había tenido éxito.


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.