domingo, 11 de febrero de 2018

Conocer Londres

Saint Martin on the Fields

Querido Lucilio:



Los viajes me han permitido descubrir lo apegado que estoy a lo urbano. Las ciudades grandes te ofrecen un punto de fascinación inigüalable, probablemente por la huella histórica que encierran. Fíjate, Lucilio, que de Londres a mi lo que mas me fascina no son sus espectáculos, ni sus museos, ni siquiera sus bibliotecas. Lo que mas me fascina es su historia.


Paulina y yo tuvimos oportunidad de asistir, con una amiga de ella, a un concierto de los que se tienen en la iglesia anglicana de Saint Martin on the Fields. Para cuando fue construida esa iglesia, estas pequeñas colinas junto al río que son hoy Trafalgar Square eran tan solo una extensión de campos fuera de la ciudad. El arquitecto salió bien airoso de ese desafío que fue construir iglesias en Londres después de la Reforma. Se trataba de separarse del típico modelo de las basílicas barrocas romanas pero dar al templo la prestancia, por ejemplo, del frontispicio del Partenón. De ahí surgió el original diseño, con el campanario central sobre el tejado a dos aguas de la iglesia que nos acogía. El modelo tuvo tanto éxito que fue imitado en Gran Bretaña y América.


Otra iglesia de parecido diseño es Saint Marylebone. Antiguamente hubo un templo o una capilla en la zona rural en la que el Tyburn, un afluente del Támesis, vertia sus aguas en el río. La capilla era llamada Saint Mary on the Tyburn. Con el tiempo ese templo cambió de lugar, pasó de la confesión romana a la anglicana, y finalmente se trasladó y se construyó una iglesia de nueva planta de las mas representativas de la ciudad, buscando situarla junto a una de las entradas amplias de Regent's Park. Para entonces ya el templo era llamado de Marylebone y ese fue el nombre que acogió su barrio hasta hoy.




La historia de las palabras da a conocer muchas de estas historias, de las que están llenas las grandes ciudades como Londres. Fitzroy, por ejemplo, pudo ser un apelativo: Fils de Roy, el de un hijo natural de un noble con posesiones en los alrededores de Londres. Cuando sus campos pasaron al dominio público muchos aristócratas se fueron a vivir alli, huyendo de los inconvenientes de la ciudad. Pero esta fue creciendo y las familias acaudaladas fueron dejando la zona para retirarse mas aún del bullicio. Entonces el barrio fue acogiendo filas de casas mas modestas que se agrupaban junto a los caminos principales desde el río hacia el pueblo de Camden. Una de aquellas carreteras bordeaba el barrio por el oeste. Los trabajadores se reunían al final de la jornada en una taberna: el nombre de la taberna era Fitzroy. Aun existe un pub con ese nombre. La carretera se convirtió con el tiempo en una calle entre edificios y se llamo Fitzroy Street, y el vecindario acogió el nombre de Fitzrovia.


En época moderna Bloomsbury y Fitzrovia se convirtieron en el barrio cultural de Londres. Asi como los periódicos tomaron Fleet Street o el comercio se instaló en Oxford Circus, a los artistas les atrajo aquel barrio junto al British Museum, entre Marylebone, Regent's Park y King's Cross.


Hoy dia el barrio es mas variopinto. Pero, aun asi, se sigue notando su historia. El remate fue la instalacion en él de los principales edificios de la University of London. Ahora es un barrio mucho más marcado por la presencia de estudiantes.


Cuando viajes, Luclio, procura permanecer un poco de tiempo en cada sitio, acomodándote al clima y al ser de los que habitan allí. Toma notas y estudia la historia del lugar, porque en ella suele estar la clave de mucho de lo que te rodea: la arquitectura, el diseño urbanístico, el colorido y las costumbres de las gentes. Esas notas se te vendrán a las manos inesperadamente, con el paso del tiempo y sincronizarán tu interior, por encima del tiempo, con lo que viviste en otras tierras.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Se nota que conoce muy bien la ciudad. No todos tenemos esa capacidad para salirnos de la mirada del anecdótica y superficial del turista para hacernos auténticos visitantes.