jueves, 3 de abril de 2014

Orientación en Secundaria


Querido Lucilio:

Hoy me ha tocado participar en las Jornadas de Orientación Universitaria. Se convocan en diversas localidades de la provincia para que los Centros de la Enseñanza Secundaria lleven a sus alumnos. Suelen celebrarse en instalaciones universitarias, si las hay, o en salones de actos, salas de exposición y sitios similares.

Las que me correspondían a mí han tenido lugar en un hotel. Los alumnos acuden al lugar en diversas tandas, acompañados por dos o tres profesores de su centro. Cada tanda tiene una sesión conjunta con la directora general de Acceso y después pasan por la sala de los llamados "stands". Las facultades disponen unas mesas informativas en las que los alumnos pueden recoger material gráfico y, sobre todo, preguntar a los profesores todo tipo de cuestiones.

Ha sido una experiencia muy agradable. Los alumnos son sólo un poco menores que los que vemos comenzar cada curso. Sin embargo la sensación es muy distinta. Es la apertura de la juventud. Caras animosas, dudosas del futuro, ilusionadas. A veces chicos y chicas que se acercan a ti con su vida entre las manos: sus gustos, sus notas, sus ingresos familiares, su futuro tan amplio. Esto es parte de las sensaciones de un docente, qué duda cabe.

Los alumnos que se interesan por las lenguas clásicas suelen querer una dedicación complementaria a otra Filología. Este es un plato fuerte de nuestro "stand": los planes de Dobles Grados por los que los alumnos pueden acceder, en no mucho más tiempo que un Grado, a dos titulaciones (Filología Hispánica y Clásica; Estudios Árabes y Francés; Filología Clásica y Estudios Ingleses, etc). Supone un esfuerzo para todos, desde los alumnos a la Secretaría, pero compensa el esfuerzo.

También he podido hablar con los colegas que acompañan a sus alumnos. Algunos se acercan con un estudiante para precisar bien lo que necesita saber. El entendimiento es instantáneo. Y luego está el contacto con los mismos compañeros de la Universidad. Allí hay una representación de casi todo. Entre cosas de robótica, impresoras 3D, juegos químicos, encontré a un profesor de Física con el que realicé, hace tantos años ya, el Curso de Aptitud Pedagógica.

Al finalizar recogimos con una sensación peculiar, y en nada desagradable. Debe de ser la Universidad.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.