martes, 28 de enero de 2014

El francotirador paciente


Querido Lucilio:

Finalmente leí la última novela de Pérez Reverte, publicada en Alfaguara. Ya sabes que me parece un buen narrador. No había más que leer La tabla de Flandes o El maestro de esgrima. Él es un maestro de la novela de intriga. Y en esta entrega última vuelve a demostrarlo. Los mimbres no son complicados, pero quién busca complicaciones para disfrutar con un relato de este tipo.

Con una buena documentación sobre ese mundo particular (algo acostumbrado en el autor), Pérez Reverte nos introduce en la marginalidad de los grafiteros. Una experta en arte recibe de un poderoso editor y galerista un curioso encargo para cumplir en ese mundo. Se suceden los viajes típicos de la protagonista para cumplir su objetivo, que nos permiten asistir al fenómeno grafitero en varias ciudades. Se ve que el desenlace va a llegar, pero no se puede imaginar cómo: ese punto paradójico que es marca de la casa.

Sí, te la recomiendo, si lo que buscas es una buena novela de intriga. No pude leer El asedio, que imagino tan documentada como las demás. Como me dijiste que podías enviármela, la espero a vuelta de correo con tus demás noticias.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.