viernes, 11 de enero de 2013

El Profe Arellano



















Querido Lucilio:

Acaba de publicarse el libro que te adjunto: J. M.ª Prieto, F. Fernández, J. Arana (coords.), Semilla de Verdad. Vida y obra de Jesús Arellano, Biblioteca Ensayos de Cultura Andaluza 7, Sevilla: Fundación de Cultura Andaluza, Asociación de La Rábida, 2012.

Creo que te interesará. Tiene al principio un esbozo bio-bibliográfico del profesor Arellano. Este navarro de origen se afincó en Sevilla, en cuya Universidad consiguió cátedra de Filosofía. En sus casi noventa años de vida, vio pasar por sus manos a muchas promociones de estudiantes. Muchos se consideran, por un concepto u otro, discípulos suyos. Estuvo con Vicente Rodríguez Casado en aquella mítica experiencia que fue para tantos la Universidad de Verano de La Rábida. Algunos de los que participaron en ella me han dicho alguna vez que fue el mejor momento de su vida.

El libro se construye sobre todo con el testimonio personal de unos cuarenta escritores. Además, hay una exposición del "proyecto filosófico" de Jesús Arellano a cargo de José M.ª Prieto, y dos escritos inéditos del propio Arellano.

Hay también un pequeño álbum de fotos, aunque es lástima que se conserven tan pocas.

Yo conocí a Jesús Arellano en dos reuniones con estudiantes de la Universidad, aunque no pude tratarlo de cerca. Era llamativo cómo lo llamaban todos: el Profe. Se ve en el Profe Arellano la estela de un maestro. Entre los firmantes de este libro homenaje están Rafael Alvira, Juan Arana, José Luis Illanes, Ernesto Juliá, Andrés Ollero, Antonio Burgos, José Manuel Cuenca, Aquilino Duque, Fidel Villegas, y una larga lista que no voy a agotar. Viendo esto me doy cuenta de cómo el magisterio de una persona se desborda por varias generaciones. De muchas de estas personas se ha alimentado mi minerva de una forma u otra: conferencias de Rafael Alvira, Javier Hernández-Pacheco, Juan Arana o Ernesto Juliá; lecturas de Illanes, Antonio Burgos o Aquilino Duque; y el trato personal con Ollero, José Manuel Cuenca o mi maestro Fidel Villegas.

2 comentarios:

Inmaculada Moreno H. dijo...

Ese libro suena muy bien

Eduardo del Pino González dijo...

Las semblanzas son atractivas, pero además merece la pena el sistema filosófico. A mí estos libros de semblanzas me dan nostalgia, pero de la buena.

Se ha producido un error en este gadget.