jueves, 20 de diciembre de 2012

Donde se felicita la Navidad


Querido Lucilio:

Esta carta es para desearos una feliz Navidad. Con frecuencia dirijo mi pensamiento al lugar en el que estáis cada uno de vosotros, las tareas que tenéis entre manos, las ilusiones que conozco, y los problemas. Y es que me resulta fácil recordar las circunstancias que rodean a quienes fueron mis alumnos y mis alumnas.

En la medida en que puedas, tú que eres el mayor del grupo, ten cuidado de que la estancia allí sea útil para los intereses que la motivaron. Sé que sois muy distintos. Estas fiestas conmueven a muchos (y más si se pasan lejos de la familia). A otros les resultan indiferentes o las ven con reluctancia. Pero no les molestará mi interés por ellos.

Las fechas invitan a mirar un poco hacia dentro, hacia dentro de la familia, de los amigos, del trabajo; y también hacia dentro de nosotros mismos, donde se conserva ese misterioso pálpito vital. La carencia de ocio, que bastante nos fatiga en estos tiempos, nos extraña de nosotros y de los más íntimos. Así que unos días como estos, bien transcurridos, pueden ser muy útiles.


No quiero extenderme en consejas. Transmite a todos mis deseos de que pasen allí una Navidad feliz. Cuando las tornas vuelvan y traigan el nuevo año, pido a Jano que incremente los bienes del futuro conforme a los deseos de todos.

Acompaño esta carta con un vídeo que ha llamado mi atención. Como no soy muy conocedor del género, quizás sea algo muy difundido. En cualquier caso, creo que servirá de recuerdo y para la distracción de más de uno de vosotros.




No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.