domingo, 24 de junio de 2012

Enseñar deleitando

Querido maestro:

Estuve el viernes pasado en la librería alemana junto al Parlamento. Extrañamente, encontré algunos libros en español, sobre todo hispano-americanos. Hice algunas compras. En la residencia di con esta cita. La he incorporado a mis favoritas y se la envío también para su colección.

"Así pues, la poesía es, a su modo, un método de conocimiento por vía intuitiva, que sin duda posee mayor amplitud y quizás mayor calado que el ofrecido en la vía racional de filosofía y ciencia; y tal es la razón de que filosofía y ciencia vayan redescubriendo tardíamente verdades que ya desde muy pronto la humanidad había recibido en revelaciones fulgurantes a través de la imaginación poética. Esto y no otra cosa es lo que implica el clásico "enseñar deleitando", siempre que no se interprete el enseñar como pedestre didactismo ni se abarate el deleite en trivial entretenimiento. La poesía nos hace vislumbrar aquello que quizá no pueda explicarse. El toque del arte está en hacer de algún modo transmisible el momento de la intuición, una hazaña de veras prodigiosa".

Francisco Ayala, La estructura narrativa.

Fue una buena idea venirnos con tiempo. Roma provoca una pesadez en el ánimo, la de la densidad de tantos siglos: no es sólo el arte o las ruinas. Al principio sientes como una falta de aire. El llevar un tiempo aquí contribuye a sobrevivir, a vivir sobre todo esto.


No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.